Homenaje a Los Superagentes en el festival Rojo Sangre 2005
Miércoles Junio 06th 2007, 22:10
Archivado en: Archivo, Artículos

En octubre de 2005 -cuando nadie daba un peso por ellos- el festival Buenos Aires Rojo Sangre realizó una retrospectiva-homenaje a nuestros queridos agentes , que incluyó la proyección en 35mm de tres de sus películas.

Aqui repoducimos el texto que figuraba en el catálogo del festival.

 

LOS SUPERAGENTES CONTRA EL OLVIDO

Siempre hubo una gran cantidad de espías, o agentes del gobierno que han salvado a la humanidad de los malvados, maléficos ultravillanos. Uno se ha destacado entre todos: Bond, James Bond, el Agente 007. La televisión dio uno no menos conocido y famoso Maxwell Smart, el Superagente 86.

Y desde Argentina, como sin querer, llegan tres agentes, Apolo (Ricardo Bauleo), Centauro (Victor Bo) y Hércules (Julio de Grazia) en lo que fue La Gran Aventura (1974), la primera saga de los personajes que salvarían al mundo una y mil veces. El éxito fue notable para la época, probablemente por que el público entro en sintonía con unos personajes entrañables y cercanos.

Claro que luego, ya en su segundo film, La Super, Super Aventura (1975), pasaron a llamarse -por cuestiones de derechos de autor- Delfín, Tiburón y Mojarrita. Curiosamente, en los últimos estertores de la saga -en Los superagentes contra los fantasmas de 1986- con Bauleo fuera del país y con Sergio Velasco Ferrero en un papel protagónico, nuestros héroes pasaron a llamarse “agente Victor” y “agente Julio” logrando el notable y absurdo récord de transitar la saga con tres nombres distintos. Paralelamente un mismo personaje, como la agente Sirena, fue interpretado por diferentes actrices, como Graciela Alfano o Gachi Ferrari. El jefe cambiaba con mas frecuencia que el nº2 de El Prisionero.

Otras particularidades de la saga era que se trataba de películas episódicas. Si en un film los protagonistas obtenían poderes biónicos, a la presentación siguiente los perdían sin explicaciones… O los conservaban misteriosamente, como Mojarrita y su dedito especial.

Durante muchos años, y once películas, fueron el deleite y la diversión de toda una generación de chicos, que sabíamos que el mundo estaba a salvo gracias a los tres queribles, invencibles y atolondrados Superagentes que hablaban nuestro idioma y que nos salvaban de los mas terribles villanos que uno podría imaginarse.

Es cierto que las películas de la serie son habitualmente denigradas por mostrar una presunta imagen de un cine parapolicial, coincidiendo con las épocas mas pesadas de nuestro país. Pero tal categorización es injusta y probablemente venga de gente que no se ha tomado el trabajo de ver realmente las películas. Mas allá de ser parte del cine oficial del momento, se trataba fundamentalmente parodias de las peliculas de James Bond, con mas humor splastick que despliegue de armamento.

E independientemente de las críticas, es un cine que vale la pena recuperarlo porque representa -junto a Los Irrompibles, las películas de los Titanes y pocas más- momentos clave en nuestros primeros recuerdos frente a la pantalla de un cine.

Por eso El BARS quiere rendirles un homenaje a estos agentes, uno de los tantos que el Cine Argentino tiene pendientes. Para eso quisimos pasar tres de los films más emblemáticos de la saga de los Superagentes:

La gran aventura (1973)

Emilio Vieyra

Con esta empezó todo, la primera de la saga. Miss Venezuela -a la sazón, hija de un prestigioso científico- es secuestrada para obligar al padre a entregar cierta ayuda a los malhechores. Para tratar de salvarla, aparecen los tres agentes de la organziación Olimpo.

Con el despliegue de producción mas grande de la serie, se logró hacer un megaéxito de público. Tan grosso, que generó todas las secuelas que conocemos.

Los Superagentes Biónicos (1977).

Adrian Quiroga (Mario Sábato)

Había que aprovechar la locura de El Hombre Nuclear. Para la cuarta pelìcula, nuestros héroes -luego de sufrir un atentado- debieron suplir partes de su cuerpo por componentes biónicos. A Tiburón le ponen las piernas, a Delfìn los brazos, y a Mojarrita el dichoso dedo y un ojo. Todo esto para perseguir a un grupo de fascinerosos fasificadores de dólares.

La aventura de los paraguas asesinos (1979)

Dirección: Carlos Galettini

Séptima entrega de la serie. Un sabio tiene una maquinola para cambiar el clima, dos bandas enemigas se quieren apropiar de ellas. Adivienen ¿Quiene serán los responsables de salvar al mundo? La escena de Julio de Grazia colgando del helicóptero -fallida, pero es el primer intento de hacer una escena con blue screen en Argentina- es antológica. Y también lo es el regreso de la inolvidable agente Sirena original (Graciela Alfano), para la cuál -¿Habrá sido por un problema de presupuesto?- los vestuaristas sólo lograron conseguirle una bikini para la mayor parte del metraje.


No hay comentarios so far
Leave a comment



Deje un comentario
Saltos de línea y párrafo automáticos, la dirección de e-mail no se mostrará, HTML permitido: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)